Este domingo celebramos la Ascensión del Señor. Jesús resucitado , después de culminar su proyecto de vida y haber dado las últimas orientaciones a sus apóstoles, les bendijo y ascendió triunfante al cielo, para estar sentado a la derecha de nuestro Padre, desde donde cuida, vela e intercede por cada uno de nosotros.

 

Alumnos, personal del centro y familiares de los colegios de las FMMDP, seguidores de Jesús, también somos llamados a realizar nuestro proyecto en la Tierra y actuar responsablemente de acuerdo a la vocación y misión a las que somos llamados.


Todos estamos en condiciones de transmitir la alegría y la esperanza del Evangelio y hacer de nuestra vida una continua fiesta, porque Jesús venció a la muerte. Esta no tuvo la última palabra. Igualmente nosotros también conseguiremos alcanzar la felicidad eterna. Pero antes se nos requiere para hacer el bien, ayudar al prójimo, atender al más necesitado, dando en todo momento lo mejor de cada uno de nosotros.

 

Jesús te conoce, sabe de tus dones. No te los guardes, ponlos a disposición de los demás y serás como Jesús, plenamente feliz.