Feliz Pascua de Resurrección

Jesús vence a la muerte. Desparece la oscuridad porque atisbamos un rayo de luz que da sentido a toda nuestra existencia. A pesar de ello, reconocemos que hay zonas personales y ajenas que no vemos, que permanecen en la oscuridad, en la sombra. Ello nos ayudará a ser  más humildes y compasivos con uno mismo y con los demás. Nadie, salvo nuestro Maestro, tiene visión panorámica, completa y total, ni de los lugares ni, mucho menos, de las personas.

Todos tenemos personas a nuestro lado a las que guiamos, acompañamos y mostramos al Dios de Amor en el que creemos. Pues bien, Jesús, Maestro de los maestros, decía: “¿Acaso un ciego puede guiar a otro ciego? ¿No caerán los dos en el hoyo? (Lc 6,39-42) .

Sigamos revisando nuestra  vista (no sea que nos fijemos en la mota que tiene nuestro hermano en el ojo y no reparemos en la viga que llevamos en el nuestro) para aprender a mirar con ojos de amor, esperanza y misericordia, en definitiva, pasemos por la vida mirando con los ojos de Jesús, con ojos de Amor.

Basta con saber mirar para reconocer en el camino a Jesús Resucitado  que sale a nuestro encuentro, nos acompaña,  nos abre  los ojos  y nos  invita una y otra vez a comer con Él.

La Fundación Educativa Franciscanas Ana Mogas os desea  ¡Feliz Pascua de Resurrección y feliz vida!

¡Compártelo!

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on linkedin
LinkedIn
Fundación Ana Mogas

Fundación Ana Mogas