En el Día Mundial del Medio Ambiente, queremos tomar conciencia de de la importancia de la biodiversidad para el cuidado de la nuestra Casa Común que es la Tierra. La biodiversidad es el conjunto de todos los seres vivos del planeta, el ambiente en el que viven y la relación que guardan con otras especies.

 

La variedad de alimentos que comemos, el aire que respiramos, el agua que bebemos y el clima que hace posible nuestra vida en el planeta, provienen de la naturaleza. Es decir estamos entre todos interconectados, y el respeto de cada especie es lo que hace posible nuestras y su existencia.

 

Cambiar o eliminar un elemento en esta red afecta todo el sistema de vida y puede producir consecuencias negativas. La deforestación, la invasión de hábitats de vida silvestre, la agricultura intensiva y la aceleración del cambio climático han alterado el equilibrio de la naturaleza. La pérdida de biodiversidad tiene graves consecuencias para la humanidad, incluido el colapso de los sistemas alimentarios y de salud.

 

Por eso, hemos de cuidar el medio ambiente y ser conscientes de que mantener ese equilibrio es necesario para que las próximas generaciones puedan disfrutar de este preciado don, que Dios nos regaló, que es la Tierra.
 

Destacado: