Hacer las clases más atractivas para los alumnos es uno de los retos que nos hemos planteado conseguir en nuestros centros. Para ello es muy importante la innovación y la creatividad, de manera que el aaprendizaje de nuestros alumnos no sólo se base en la memorización sino también en la experimentación y en el juego.

 

¿Te has comido la luna alguna vez? Pues a través de una galleta nuestros alumnos de Córdoba han aprendido las fases lunares. ¿Y si hacemos nuestro mosto? En O Barco nuestros alumnos lo han hecho. O en Vigo, donde también vivieron una jornada de vendimia.

 

Y es que así nuestros pequeños conocerán la naturaleza y la cuidarán, tal como harán los niños del cole de Fuencarral o de Arenas con sus huertos. Sus olores y colores estarán presentes en nuestras clases y nuestros estudiantes conocerán y sentirán las hojas secas del otoño y sus frutos como ya lo han hecho en Andújar, Toledo, Granollers o Villa del Río. Para luego, poder mirar al cielo y descubrir los anillos de Saturno a través del telescopio en Vilagarcia.


¿Quién dijo que en ‘mates’ de primaria todo era sumar y restar? Usando métodos artísticos nuestros alumnos aprenden números de hasta cuatro cifras, como por ejemplo en nuestro centro de Vallecas. O poder construir cúpulas autoportantes de Leonardo como hicieron los alumnos de secundaria de Ourense. Y es que aprender ciencia diseñando y manipulando pequeñas máquinas es siempre más divertido, ¿Verdad colegio de A Coruña?


Y si en León aprenden los principios de física y matemáticas diseñando un soporte para nuestra tablet, será un conocimiento que no se olvidará nunca.


Queremos que nuestros colegios formen parte activa de su barrio, su pueblo, de su entorno, por eso que mejor que conocer de cerca por ejemplo tu mercado y así aprender sobre la comida real y la higiene, como hizo nuestro cole de Madrid.

Que el deporte es bueno lo sabemos todos, pero si además lleva un fin solidario será un mensaje añadido, como la jornada que vivió nuestro alumnado del San José.Y siempre hay hueco de aprender una nueva disciplina, como el Rugby Tag del que pudieron disfrutar en O Carballiño.


Experimentar nos permite desarrollar nuestras capacidades cognitivas, emocionales, teniendo en cuentas las inteligencias múltiples, potenciando la autoestima, la empatía y el espíritu de colaboración, y en el colegio de Valldaura lo saben muy bien.

 

Por eso en los Colegios de Franciscanas Ana Mogas apostamos por un aprendizaje que vaya más allá y permita crear, experimentar y sentir. 
 

Destacado: