Como sus discípulos, desorientados , podemos caer en la tentación de buscar a Jesús en el sepulcro. Sin embargo, ”¿por qué buscamos entre los muertos al que está vivo?”. Cristo venció a la muerte. Con Jesús, La vida, la verdad y el bien ganaron su particular batalla a la muerte, la mentira y al mal. Entonces, si Jesús no está en el sepulcro , ¿dónde lo podemos encontrar?. Lo encontraremos donde hay Vida. Donde se construyen comunidades educativas que ponen a Jesús en el centro principal de sus actuaciones. Lo encontraremos en aquellas aulas donde el amor a los alumnos es innegociable. En aquellos colegios donde los padres y profesores aúnan esfuerzos y colaboran para que sus hijos descubran el verdadero sentido de su vida, que Jesús ha resucitado, y que él es una continuo manantial de alegría y felicidad. En aquellos colegios donde celebramos una nueva forma de relacionarnos con Él, un ”hombre” que nos inspira a estar entre las gentes, a acoger con cariño a las personas, especialmente a los que sufren, a ayudar con generosidad al necesitado, dentro de las paredes de nuestro colegio y fuera de ellas, a defender la vida en todas sus dimensiones y educar en la paz, en la justicia y en la caridad. A Jesús lo encontraremos en nuestros colegios de la Fundación Educativa Franciscanas Ana Mogas. Porque en el estilo educativo de María Ana, nuestra fundadora, Jesús, el gran maestro, siempre fue, es y será la piedra angular. FELIZ PASCUA DE RESURRECCIÓN.
Destacado: