Esta semana celebramos dos fechas muy importantes para todos los que formamos la familia de Franciscanas Ana Mogas: el 4 de octubre recordamos a San Francisco de Asís y el día 6 a la Beata María Ana Mogas, juntos conforman nuestro carisma.

 

Este carisma que entregó el Espíritu Santo a María Ana para bien de la Iglesia, hace que nazca una familia en torno a él, una familia franciscanas bajo el amparo de la Divina Pastora. Cuantos formamos esta familia queremos encarnar una serie de valores y rasgos que la hacen difernete. Este año detengámonos en uno de ellos: FRATERNIDAD.

 

San Francisco quería que el distintivo de su familia es que todos se sintieran hermanos. Para María Ana era muy importante ese sentimiento fraterno y pureba de ello son sus últimas palabras dirijidas a las hermanas que la acompañaban antes de morir: “Hijas mías, amaos unas a otras, como yo os he amado y sufríos como yo os he sufrido. Caridad, caridad verdadera. ¡Amor y Sacrificio!”.

 

Por eso en esta semana celebremos todos juntos: educadores, alumnos, cuidadores... el don ue Dios nos ha regalado, el DON de la FRATERNIDAD.

Destacado: