El cine es una fuente de inspiración y aprendizaje. Su fuerza creativa nos ayuda a desarrollar proyectos que nos permitan un aprendizaje interdisciplinar. De esta manera podemos aprender principios matemáticos y música partiendo de la historia de Harry Potter, o convertirnos en pequeños ‘padawan’ en la clase de educación física.


Y es que la imaginación dotará a lo aprendido de un valor añadido que hará que les servirá para fijarlo y que no se olvide, a la vez que su creatividad crecerá y les servirá en un futuro.

 

Si te diviertes, se aprende mejor.
 

Destacado: